Nuestras Vivencias

Ese lugar donde unas encantadoras señoras, madres de algún compañero, junto a algún estudiante de enfermería,  nos atendían amablemente de todas las dolencias que teníamos. Estando siempre pendientes de nosotros a cualquier hora del día y cualquier día de la semana.

Nunca agradecimos lo que realizaron por nosotros, por lo que desde estas líneas quiero en nombre de todos los colegiales deciros GRACIAS.

Donde con un poco de radiosalid nos curaban los golpes, con un supositorio la fiebre, con una venda nos librábamos de la gimnasia y del Señor Espinazo.

Aquí seguro te acontecieron anécdotas muy curiosas y que seguro que aportareis para deleite del resto de colegiales.

 

Anuncios

3 respuestas a Nuestras Vivencias

  1. Alfredo dijo:

    titulo operacion a boca abierta años 68 69 protagonistas alfredo diaz diaz resino y mingorance el mayor corrian los años 68 69 y el frio de madrid era infernal como consequencia de aquellos frios habia huerfanos que eramos asiduos de la enfermeria vieja donde terminabamos alli reunidosun par de veces o mas al año yo era uno de ellos alli jugabamos con pelotas de papel que tirabamosa los enfermos de la habitacion de al lado que estaba destinada para los que tenian algo contagioso ejemplo las paperas estaba separada por un muro alto que no llegaba a enrasar el techo justo para que pasara la pelota de papel pero como todo principio tiene un final el resultado de tantas visitas a la enfermeria tenian un precio y ese precio era la operacion de anginas y vegetaciones despues de muchas pruebas en el hospital militar generalisimo franco acabamos resino mingorance y el que suscribe en el susodicho hospital total que llego el dia de el encargado de llevarnos seria don esteban pero no el cura sino el encargado de deportes con su seiscientos d ibamos temblando y no era para menos el viaje hacia el hospital fue de un silencio sepulcral al llegar alli nos metieron en una sala de espera y despues de una hora de desespera llego un enfermero y dijo que pase el mas pequeño que era yo debia de pesar 30kg y mojado 32kg mi corazon se puso a latir como el de un infartado me pasaron a un quirofano me sujetaron con una camisa de fuerza un enfermero parecia al primo de zumosol entro el cirujano con la lupa en la frenteque llevan los otorrinos sin ningun tipo de anestesia empezo su faena ya podeis imaginaros yo tendria 9 o 10 años el dolor es indescriptible anginas y vegetaciones fuera debio durar 1hora la operacion o mas luego entro mingorance luego resino estos dos eran mayores y solo se operaron de anginas de vuelta al infanta don esteban rompio el silencio era un hombre muy serio y nos dijo mirar a mi me han quitado el tabique nasal y no he llorado tenia la nariz como un boxeador la apretaba como si fuese de goma y volvia a su estado natural a por cierto en el aradio del coche sonaba karina con sus flechas del amor finnnnn

    • Las operaciones de anginas y vegetaciones del Infanta tenían una fama que veo no era nada exagerada. Yo padecía de ambas con frecuencia y antes de mi ingreso (1972) mi madre por evitarme pasar por ese suplicio, con gran parte de esos ahorros me pago una operación privada solo al alcance de muy pocos en aquellos años, anestesia general, trato exquisito…..vamos casi como la tuya.
      Díaz, gracias por compartir tu experiencia.

  2. juan moreno llado dijo:

    Está muy bonito lo que se ha escrito anteriormente, pero no todo era camino de rosas, me explico, ingresabas con fiebre, unas pastillas y a la cama, de entrada dos dias sin comer, a dieta que decian, luego uno o dos dias mas dieta blanda, un `plato de sopa que era caldo solo y una tortilla francesa, al dia siguiente te ponias las botas, dieta entera, entretanto inyecciones a todo taco, pastillas tambien,tenias el estomago hecho polvo. Tengo un recuerdo muy malo, habia una enfermera mayor ( o al menos debido a mi corta edad la veia así) muy severa por no llamarle de otra manera mas fuerte,me explico estando ingresado tuve un vomito y no me dio tiempo de ir al baño y lo hice junto a la cama, fué tal la bronca que me echó aquella mujer que me acojonó de tal manera que el siguiente bomito no lo saqué y me lo volvi a tragar, fué asqueroso pero así ocurrió. Y que me decis de los rayos X, diez crios en la sala desnudos de cuerpo para arriba sin protección de ninguna clase, y las vacunas todos con la misma plumilla, aquella que te grababan una H en el brazo junto con un liquido azul y aquello te daban unas fiebres de caballo. Indudablemente no todo era malo, a veces alguna mas joven te trataba con cariño, pero aquella señora no la he olvidado. Un fuerte abrazo a todos los huerfanos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s