1979 El Matraco

TITULO Una de profesores. El matraco
AÑO 1978
PROTAGONISTAS Javier Antolín y Juan Manuel Orozco
AUTOR Juan Manuel Orozco

Voy a dividir este relato en dos partes, ya que una fue escrita sobre el 2003 y posteriormente ha tenido mas desarrollo.

Parte 1ª
Creo que una parte fundamental de nuestra educación en el Infanta, vino de la mano de los profesores, los inspectores también pusieron su granito, pero quizás era una función menos didáctica y más de vigilancia. No obstante, otro día, hablaré de ellos.

En mi memoria, se agolpan varios profesores, de otros solo quedan vagos recuerdos que no llego ni a ponerles nombre, de los primeros ire escribiendo poco a poco algunas anécdotas sobre ellos.

Javier Antolín, matraco, gratos recuerdos de este profesor, con el que incluso llegué a tomar alguna copa en Moncloa (no en el palacio), también incluso en una ocasión, casi llegamos a las manos. Bueno, todo quedó en un intento de  demostración de fuerza de un “gallito de pelea” de 17 años frente a un hombre sereno y que se preocupaba por mí. Gracias a su tacto, la cosa no llegó a más, no quiero justificarme, pero en la 1ª  evaluación de COU me había esforzado por estudiar (quizás fue de las pocas veces) y al darme la nota (1,5 +/-) decidí dejar de estudiar matemáticas. Un día en una clase estaba comiendo pipas y le chuleé bastante y llegamos a estar uno frente a otro y con la pechera agarrada (o eso recuerdo). Después hice las paces con él e incluso “me aprobó” COU con la condición de no dedicarme a nada relacionado con las matemáticas.  No sé si realmente le pedí perdón. Si no lo hice,  lo hago hoy desde aquí y que sepas Javier un par de cosas:

  1. Mis últimos 20 años han estado muy ligados a las matemáticas, he gestionado y gestiono, presupuestos, personas, materiales, en el mundo de los más numéricos que hay, la Logística y no me ha ido nada mal, pero, siempre que tengo algún reto de números, estadística, etc., me acuerdo de la promesa, sé que iba por otro lado, pero me acuerdo.
  2. Mi hija, de 17, me parece que anda queriendo estudiar matemáticas, le gustan y está pensándoselo.

Se que andas por León, algún día nos veremos, mientras me doy por satisfecho al dejarte un poco “inmortalizado” en mi diario del Infanta y te recordaré siempre como una persona entrañable, preocupada por los huérfanos, en fin… un buen tío.

Parte 2ª

Pasaron los años y en el 2012, con motivo de la jubilación de Javier, nos reunimos muchos de COU de aquel año y de algún otro….

A mi regreso al Infanta, estaba un poco nervioso, desde el año 79 que no veía a nadie y el contacto vía correo electrónico era solamente con dos o tres, duró poco mi nerviosismo, Javier fue uno de los primeros en verme y venir a abrazarme, a la vez que decía “ Concha, este es Orozco, el de las pipas” . Más tarde, me preguntó que si recordaba todo y al ver que tenia lagunas, me amplió la siguiente información:

Cuando el se ponía a explicar en la pizarra, oía el crujir del pelar las pipas y se daba la vuelta y no veía a nadie, una y otra vez, hasta que, de pronto, vino para mí y sucedió lo explicado en la parte 1º, después de esto me volvió a preguntar, ¿Sabes como te pillé? Y la verdad no me acordaba pero, según me lo explicaba, parecía que estaba viviendo la situación y lo recordé perfectamente, se dio la vuelta, caminó de lado hacia la puerta de la salida de clase y en el cristal me vio reflejado comiendo pipas.  Lo recordaba con cariño, nada de reproches ni mucho menos, ese día nos abrazamos muchas veces y quedamos para volver a vernos, mi hija al final parece que le gustaron tanto las matemáticas como a mí en COU y hoy es Técnica de Grado Superior de Construcciones Metálicas (lo que toda la vida se llamó Calderera), y ahora he incluido una coletilla mas a esta historia, “Concha, este es Orozco, el de las pipas

3 respuestas a 1979 El Matraco

  1. Manuel dijo:

    Creo que Javier Antolín es el mismo que me dio clases de matemáticas en COU, en el IES Pablo Ruiz Picasso de Almadén (C. Real), un profesor extraordinario y mejor persona. En 1º de carrera me llamó por teléfono para felicitarme por mis notas en la carrera. No eran para tirar cohetes, pero aquel detalle me gustó enormemente. Espero que sea el mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s