1977 Osiris y el Garrafón

TITULO Osiris y el Garrafón
AÑO 1977-1979
PROTAGONISTAS Juan Manuel Orozco
AUTOR Juan Manuel Orozco

Jo! Qué época nos tocó vivir en el Infanta a los de mi quinta. Yo estuve desde 1972 hasta 1979. Nos pilló casi de todo, los últimos días del franquismo, el asesinato de Carrero Blanco, los comienzos de la transición, el destape, la confirmación de un estado aconfesional que derivó como primer impacto en quitar la obligatoriedad de ir a misa, legalización del partido comunista, la llegada de las drogas a la gente de la calle y un largo etc. Sucesos que nos han formado y han hecho de nosotros unos espectadores de excepción, casi tengo anécdotas  para cada uno, pero hoy toca Osiris, que sale a colación de los sucesos anteriores ya que estaba en pleno “meollo” estudiantil de la zona de Moncloa, lugar de reunión de universitarios, progres, hippies y algún que otro huérfano de 3º de BUP o COU.

Aquel antro, era una fábrica de futuros consumidores de “sonotones”. Era una discoteca con los techos muy bajos, la luz casi te quemaba, los altavoces llegaban a moverte el pelo (que tiempos en los que uno tenía flequillo) pero lo que más me maravillaba era el bar mas rápido del mundo, la “barra” tenía unas dimensiones aproximadas de 700 u 800 milímetros. Vamos, el estándar de ancho de una puerta, tenía una mesa atravesada en el exterior, llegabas y pedías y en el período de tiempo de dar media vuelta y otra media, el camarero ya te ponía el cacharro, los tenían preparados, botellas de refresco de las grandes, garrafón puro y duro, etc., pero incluso si pedías algo raro, tardaban  medio minuto escaso.  De aquella bebía algo como licor 43+vodka+menta, dinamita pura, en fin, era impresionante ver como aquel diminuto espacio abastecía a toda la discoteca en un periquete y eso que por las 35 pesetas que creo recordar valía la entrada tenías derecho a dos consumiciones.  Yo que casi siempre estaba acompañado por alguna chica (modestia aparte, aunque también hubo días en blanco), les pagaba un refresco y yo me tomaba su consumición, después de 4 petardazos de aquellos, no se cómo llegaba al Infanta, pero me lo imagino.  Recuerdo que nos “maqueabamos” de manera total y si sabíamos de alguien que no podía ira la disco, le pedíamos unos pantalones o una chupa que nos gustase, yo recuerdo que a Tolosa, le pedía una de piel por fuera y borreguillo por dentro y él a mí una de Burberrys  azul. Tolosa, un chaval majo, buen jugador de futbol que un día nos dio un susto de muerte por un cabezazo que se pegó contra un defensa y estuvo un día y pico inconsciente, tenía una cosa “mala” y es que era uno de mis más duros competidores en cuanto a ligues, era un año más joven que yo pero pisaba fuerte y andaba liado con la hermana de Santos, el de la imprenta, luego, teníamos a Moral (q.e.p.d.), de “talleres”, que era muy fino también y el orgullo del metal.  Ya casi no lo recordaba, pero antiguos compañeros me refrescaron la memoria y en plena ebullición de fiebre del sábado noche y de Grease, hicimos en el salón de actos una competición en la que quedamos finalistas Moral y yo, creo que Tolosa fue eliminado pronto (el baile no era lo suyo, menos mal) y la final, como podéis imaginar ya no dependía de quien bailaba mejor, sino de que afición apoyaba más, talleres o a bachiller y ahí, teníamos la de ganar y gané con mis pantalones de cuero negro, pero estoy seguro de que Moral lo hizo muy bien.

Lo bueno que tenía Osiris era que hacía que aumentases (falsamente) tu autoestima y con el pelotazo que tenías, ya sólo era cuestión de estadística el encontrar a alguien para bailar/ligar, el problema venía en la segunda cita (si la había), en más de una ocasión pasé de largo, bien porque no recordaba con quién había quedado, bien porque viendo en sereno con quién había quedado, más valía hacerse el loco, supongo que a la inversa pasaría lo mismo.  Dios, qué tiempos de desmadre.  Luego, en la vuelta al Infanta y si el de puertas no era de los enrollados (no consigo acordarme de uno que era fantástico) pues a hacer escalada libre y para el catre, al día siguiente y por la mañana, frescos como una rosa.  Hoy tomo tres vinos un día y estoy tres días para recuperarme.

Bueno, basta por hoy. Ahora también me vienen a la memoria las obras de teatro que hicimos, la tuna y tantas cosas, otro día será.  No obstante, es cierto que ejercitando la mente ésta mejora, tengo la Nintendo DS en casa y se comprueba fácilmente, pero no hace falta tenerla, yo desde que he comenzado a escribir cosas del Infanta y a leer las vuestras, los recuerdos que tenía que estaban casi grises, se van aclarando día a día.

Bueno, decir que Osiris 1 era para más “yogurines” y Osiris 2 para más mayores.

Gracias a todos por vuestra atención.

Anuncios

7 respuestas a 1977 Osiris y el Garrafón

  1. Anónimo dijo:

    recuerdo a Noni vigilando la fumadera y la puerta donde sacaban la bebida . con Layla se pasaba del rápido al lento y con escalera al cielo y con free bird del len to al rápido

  2. Anónimo dijo:

    Yo empecé a ir a Osiris con 16 años, y no entendía nada de garrafones, siempre me pedia un San Francisco, iba con mis hermanas y nos lo pasábamos fenomenal. Mi hermana conoció allí al que hasta hoy es su marido, Yo también conocí a un chico con el cual estuve saliendo 2 años y a día de hoy aún tengo una relación de amistad con él. Recuerdo al señor Cano y a Mateo. Para mi fue la primera discoteca que frecuenté y me parecía genial, tengo muy buenos recuerdos de Osiris.

  3. José Luis dijo:

    Menudas tardes pasadas. El señor Cano en la entrada, Mateo en la “barra” y la música especial que no escuchabas en ningún otro sitio. Recuerdos y personas que jamás olvidaré.

  4. sleaze dijo:

    yo recuerdo que osisris uno estaba en la calle melndez valdes al lado de los bajos de arguelles y toda la musica era heavy rock y la bebida era garrafon puro y duro y el osiris 2 estaba en cea bermudez y ahi ponian de todo igual musica tecno k heavy k disco y creo k aunke no fuera de mucha calidad la bebida era algo mejor que en el otro osiris

  5. Anónimo dijo:

    Aquellos pelotazos con alcoholes desnaturalizados, metilicos tóxicos que diluian perfectamente en agua o refrescos, fue lo que llevo a aquellos golfos desaprensivos a la sombra una temporada y a cerrarles los rentables antros “OSIRIS”.
    Los techos bajos,,, en fin, era una ratonera.

  6. Anónimo dijo:

    Rotundamente cierto; aquel antro fué cerrado por la bebida basura y alguna cosa mas….

  7. pacoruiz dijo:

    Joder, menos mal que tenías poca memoria. Bonito, bien redactado y sentimentalmente perfecto, buena época, un poco convulsa pero con un cambio radical. En mi época no había nadie de puerta, que yo recuerde al menos. Mi memoria si que es bastante mala y empeora por días. OROZCO, no te conozco, pero un abrazo hermano. PACORUIZ, Garrido en Infanta (52-63).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s