Los Inspectores

Inspectores, educadores-tutores según Don Manuel Carrascosa, aquellas singulares personas que tenían como misión nuestro cuidado en horario no lectivo.

Los había brutos, con genio, pegones, considerados, amables, educados, pasotas, etc., pero al paso de los años creo que eran buenas personas y que hacían su función, bajo una disciplina militares que no se podían saltar.

Recuero a Cristóbal y sus chuletas a dos manos, Juan Ramón y su obsesión por la investigación, Santos siempre con los libros de derecho, Esteban pendiente de los más pequeños, Caños intentando ser nuestro amigo,  Lucas un equilibrio natural entre lo militar y la educación, etc.

Solo deciros que para bien o para mal fuisteis parte de nuestra educación, y como no nos ha ido tan mal, será que no se hizo tan mal.

 

23 respuestas a Los Inspectores

  1. alfredodiazdiaz dijo:

    me acuerdo de algunos inspectores don cristobal don donato otro le llamaban magu por los dibujos animados don mayoral soto figuero el mayor de todos don crescencio etc menudas hostias daban mejor no recordarlos

  2. RAMON FERNANDEZ BLANCO dijo:

    De esa justicia no nos libramos nadie

  3. Soy Bello de nuevo: respecto a Marcilla, le apodábamos “Míster Cachimba”…Trapero, Laboral una vez más, le dió de ostias. Les separó don Esteban, el cura….

  4. Salvador era mejor que su hermano Jesús. Éste fue un gran hijo de Satanás. Aún recvuerdo la interminable sesión de injusticias…Yo me fuí del colegio, por culpa de él: se me acusó de haber roto un retrete; los que lo recuerdan, saben que ese día, como todos, ¡no fuí a clase! Soy Bello, uno de los verdaderos “chicos malos” del Infanta; y los hermanos Armario, se pudran allá donde se hayen, fueron los que me acusaron; Jesús Solorzano, dando mamporros por do’quier, de forma injusta, para que los chicos “confesaran” que fuí yo el que rompió dicho retrete; ¡juro que no sé nada de ello. Los chicos malos no existimos; solo chicos difíciles….
    Mi padre, antiguo profesor, de los “duros”, me decía que el Infanta fue una merienda de negros. LOs de Laboral éramos los “rebotados”, ¡¡pero no supieron enderezarnos.

  5. juan moreno llado dijo:

    Leo muchos comentarios, pero ninguno de mis compañeros de clase, supongp que no saben que existe estas paginas o no tienen ordenador. Daré algunos nombres `por si los conoceis,Morales Cabrera, , Barros, Marina, Chano( este era mote )Daniel Gonzalez, Cortegoso, Miravalles Velasco, Bueno Oviedo,Manuel Castro Mendez,del Hoyo,Espiritusanto Garciac , Crescencio Moreno,Perez Melero,Rey del Alamo, Alejandro Yebra Perez, si alguien los conoce y puede ponerse en contacto con ellos, os lo agradeceria. Un fuerte abrazocompañeros.

    • Jesus del Hoyo Vidal dijo:

      Hola Juan,
      Yo soy Jesús del Hoyo y mi hermano José Luis del Hoyo, que es cinco años mayor y somos de Zaragoza.
      Han pasado tantos años que no recuerdo muchos nombres de compañeros, estuvimos
      En los años 1960 al 1966 aproximadamente.
      Siempre es agradable que te recuerden después de tantos años.
      Un abrazo compañero.

  6. juan moreno llado dijo:

    De los buenos inspectores casi ni los recuerdo, pero habia uno que era el mas hijo de puta de todos, no digo nombre por si algun familiar lee esto. Este hombrete metia en su habitación de noche y te inchaba a hostias, eso si sin dejar huellas, desde nuestras camas oiamos los quejidos de quien recibia las palizas. hay algo que yo nunca vi, es pegar a un alumno fuera de su habitación, habia otro que era maricón, hacia entrar asu habitación a uno y abusaba de él, yo por suerte no sufrí ninguno de estos relatos ( expulsaron al maricon porque hubo denuncia ),. Abrazos a todos los huerfanos.

  7. Raul Huertos Balbontin dijo:

    Inspectores?, valientes sinverguenzas algunos de ellos, otro grave error del infanta poner a cargo de niños a ciertos personajes que no tenian ni idea de tratar con crios y en ocasiones descargaban su ira con nosotros a base de golpes, bien por que hubiesen discutido con su novia o porque tuviesen un mal dia etc…, todavia recuerdo un tal ballesteros que el muy cobarde se ponia un guante de cuero para darnos o nos sometia a plantones nocturnos al lado de la puerta de su dormitorio, pueden dar gracias a dios que esos niños ahora convertidos en hombres la gran mayoria han crecido sin recor, porque sino mas de uno de esos en alguna de las quedadas del colegio tendrian que haber salido corriendo.-

  8. Anónimo dijo:

    Para serte sincero, la verdad que todavia no te tengo visualizado en mi memoria, entre los Madrid Molina ,Molina Sevilla, en fin que me tendré estrujar mas el disco duro.Coincidimos Godofredo Luján y yo, en la Sección de Formación Profesional y Maestria.
    De amigo de plantones nada, porque el primero que los sufria es el que los imponia, además era la mínima sanción que se imponia, de no ser así, hubiera sido ingorbernable, aunque tengo que reconocer que lo mas injusto, es no haber tenido una politica de premios a los buenos, que eran la inmensa mayoria, y no la de castigo a los revoltosos que no eran mas que unos pocos , pero eran los que acaparaban toda la atención.
    Bueno Molina Salamanca, tu si me tienes visualizado, espero que no fichado, o en se busca y captura; de cualesquiera de las vivencias que ahora nos hacen sonreir, subyace algo muy profundo, y es el sedimento tan magnífico que ha dejado a todos los que por allí pasamos y que pervive en la actualidad en forma de amistad.-Un abrazo Juan Ramón.

  9. Hola Jose Antonio, es el que describes.
    Me alegro verte por aquí, y anímate a escribir algo.
    Un abarzo
    Pedro Merino

    • Molina Salamanca dijo:

      Gracias Merino, no se si tienes una alarma para cuando entra algun mensaje peo solo han pasado 2 horas y tu contestación en este cuaderno de recuerdos. En el Colegio
      todo el mundo me ha conocido por mis apellidos Molina Salamanca, así será como me identifique para que todos intentemos ver nuestras caras. Pondré a trabajar mi memoria para tratar de relataros algunos recuerdos. Un abrazo.

  10. Juan Ramón Fernández Álvarez dijo:

    Viendo todos los comentarios,anécdotas,historietas, chascarrillos,etc.,no dejo de pensar en el Poema de WILLIAN WORDSWOTH. ” Aunque mis ojos ya no puedan ver ese puro destello, que en mi juventud me deslumbraba; aunque ya nada pueda devolver la hora del esplendor en la hierba en la gloria en las flores; no hay que afligirse. Porque la belleza siempre subsiste en el recuerdo”.-

    • Miguel Angel Barroso Lanza dijo:

      Juan Ramon, fue uno de mis autores preferidos desde que este poema se lo vi y oi a Natalie Wood en la película “Esplendor en la hierba”. Me impactó.

  11. Jesús Carranza Cañas dijo:

    Hola :
    Nuestra estancia en el Colegio (para los huérfanos sobre todo) abarcó una época muy importante en nuestras vidas: de la infancia a la adolescencia/edad adulta, y cada uno tuvo su papel que cumplir. Por un lado los alumnos y por otro los cuidadores (inspectores). Son dos extremos opuestos. Al igual que hoy entre padres ( que lo somos la mayoría) e hijos. Los alumnos, cual si fuéramos hijos, compuesto por muy diversos caracteres ( desde los que acataban las normas sin más…. hasta los que, por sistema, las rechazaban, pasando por aquellos que incluso delinquían). Como decía, los alumnos debíamos ser educados por unos inspectores (ejerciendo el papel de padres/madres) que debían hacer cumplir las normas que les ordenaban. Eso sí, había inspectores que manifestaban mejores o peores formas y más o menos cariño (cosa que en aquellas épocas no estaba muy bien visto…….). Con el paso del tiempo y, viendo la educación que recibimos, creo que fué muy buena. Por supuesto que habrá mayor o menor afinidad con determinados inspectores (como la hubo entre distintos alumnos), pero no hemos de olvidarnos que ellos cumplían un papel (educadores) y nosotros el nuestro (ser educados) y muchas veces saltaban chispas, al igual que saltan entre nosotros y nuestros hijos, eso sí, quizás hoy se pueda manifestar con mayor efusividad. Todos tenemos algo que perdonar o de lo que arrepentirnos, es lo normal. Creo que todos (los inspectores) lo hicieron con buen fondo, aunque algunos lo tenían muy, pero que muy hondo. A José Ramon sólo había que rascarle un poquito y enseguida afloraba.
    Un abrazo y…. a seguir contando anécdotas.

    • Jesús Carranza Cañas dijo:

      ¡Joder!, No sé cómo ha podido ocurrir (bueno sí….. la edad y…. otras cosas no perdonan) . Me refería a Juan Ramón, pues no conocí a ningún José Ramon. Disculpadme.
      Un abrazo

      • Juan Ramón Fernández Älvarez dijo:

        Carranza,esa semblanza, ya casi prehistórica la has clavao.No creo que ejerciéamos el papel de padres /madres, porque son insustituibles, pero sí el de hermanos mayores, además, muy sensibilizados porque para la Institución en general y para mí en particular también, siempre habeis sido lo más querido.
        Tienes razón, que todos tenemos algo que perdonar o de lo que arrepentirnos, y yo aprovecho para pediros perdón y arrepentirme de no haber estado a la altura, en las buenas formas, la templanza, etc.,que deben adornar a un educador.Decia San Agustín: “LOS BUENOS EJEMPLOS, SON ESPEJOS DONDE TE PUEDES MIRAR, O BIEN REPRESIONES MUDAS PARA QUE TE CORRIJAS”. Lo cierto es que a veces esas represiones , no eran mudas, si no a voces y de malas formas, de lo que me arrepiento en general y pido perdón en particular.
        Cuantos ejemplos de fortaleza y generosidad nos disteis, siempre estaré en deuda con vosotros, porque fueron los años más enriquecedores de mi vida.Un abrazo Jesús Carranza. De tu amigo,Juan Ramón.-

    • Miguel Angel Barroso Lanza dijo:

      Jesus, no se de que época eres aunque supongo que en todas las épocas ha pasado lo mismo, pero supongo que en los años 50 la vida era diferente y existia menos control sobre ellos y en algunos casos menos profesionalidad por su `parte. En mi época no se que criterio se seguia para admitir a un inspector y los habia desde el Cabo Billares que opositaba para la judicatura, pasando por estudiantes de carreras superiores, medias e incluso hubo el famoso cabo Lanza que solo tenia mala leche.
      Con esto quiero decir que el abanico era excesivamente ámplio pero la pedagogia muy escasa.
      Tengo buenos recuerdos de algunos inspectores, la mayoria, incluso de uno del que se ha vertido algun comentario en alguna pagina de estas poco edificante, pero que me enseño a querer las matematicas y aunque brutote, era lo mas parecido a un padre de la época. Me refiero a D. Salvador Solórzano Guerra que me caia mejor el a mi que yo a él. Con los años he llegado a tenerle autentico aprecio.
      Otros sin embargo, fueron una lacra para el colegio caso Oliveros -una especie de vampiro con cara de Buster Keaton al que nunca vi reir pero si abusar de su cargo, golperando sin piedad a los pequeños (no se atrevia con los mayores), Zarco, el odiado “califa”, un chulo cordobés, provocador y agresivo que fue el que me enseñó lo que es el odio.
      Otra buena pieza fue un tal Marcilla de apellido, que le expulsaron del colegio por pedófilo, desgraciando a dos o tres chiquillos.
      Como digo, en mi época los inspectores no eran educadores, eran una especie de celadores, donde la mayoria cumplieron bien su misión, a pesar de las lagunas de los que he indicado, que eran mas, pero los buenos ganaban.
      Tuviste suerte, que tal vez los criterios de selección empleados en tu etapa de colegio, se correspondian mas con un buen educador y te felicito por ello.
      .

      • Manolo García dijo:

        Hola Barroso:
        Estuve contigo en Preparación durante un año. Luego cambie de panorama y hasta hoy.
        Tengo que recuperar alguna foto de aquel curso.
        Me he dejado caer por aquí y encuentro este comentario tuyo respecto a Zarco. Me imagino que te acuerdas el faenón que le hicimos colectivamente, cuando nos negamos a ducharnos con agua fria, porque le salia de las narices. Creo que fuimos todos excepto un par de pájaros que desde entonces quedaron marginados por el resto.
        Recuerdo que nos hicieron formar en el patio y nos amenazaron casi con un consejo de guerra, pero nadie dio un paso. La cosa se puso seria y tuvo que intervenir “Pepitillas”, que así llamabamos a Don Manuel quien despues de una filípica nos perdonó la vida.
        Había otros dos inspectores, uno se apellidaba Pacho que estaba haciendo judicatura con pinta de serio, y lo era, pero no era mala persona y otro de cuyo nombre no me acuerdo que era cabo y estaba haciendo telecomunicaciones, que no se metía en nada.
        También recuerdo de Zarco un chivatazo que le dio a D. Manuel en epoca navideña, porque estabamos cantando el famoso villancico ” He comido pavo, he comido pavo y los inspectore nos chupan el….”. A don manuel se le aclaró por un amigo mio y compañero nuestro que lo que se estaba cantando era: “He comido pavo, he comido pavo, y los insoectores chupan los huesos del pavo” que también rimaba.
        Como muchas veces, nos perdonó y el pájaro Zarco se cogío un cabreo que todavía le debe durar. Al final yo creo que nos respetaba a los de Preparación que eramos ya mozos de 17 o18 años y se la jugamos un par de veces.
        Te acuerdas de Pacho golpeando con el silbato las tablillas de las familias un poco antes de tocar el timbre
        Bueno. Una de nostalgia…
        Un abrazo de tu excompañero
        Manolo

  12. Miguel Angel Barroso Lanza dijo:

    El tema inspectores da mucho de si. Tuve la suerte de tener buenos inspectores, buenas personas, humanos, tolerantes dentro de lo que cabia en un colegio-paramilitar y tambien tuve la desgracia de sufrir a autenticos sinverguenzas que con el poder que tenian sobre los alumnos, hicieron de su vida un abuso diario. Supongo que en la vida real serán unos autenticos calzonazos, aunque hubo creo que cuatro, que eran autenticos delincuentes.
    Creo que sobre éstos últimos si se escribe algo no serian anécdotas, serian auténticas denuncias y ha pasado mucho tiempo, ademas de que existe una justicia divina.

  13. Paco Jimenez Flores dijo:

    Entré en el Colegio un 13 y martes de Septiembre …, por la entrada principal a la izquierda el rincón con el “Sr. Puertas” en la puerta de cristal Juan Ramón, con aquella “chulería” que le carectizaba: cazadora de piel marrón, su bigote,…. y casi de las primeras frases cuando iba a enseñarnos el colegio, ” AQUÍ O TE ESPABILAS O TE ESPABILAMOS, TU ELIGES …..” claro que elegí y durante toda mi vida la mantengo presente. Y tantas otras… (Paco Jimenez Flores, el mayor de los 4 que allí crecimos)

    • Juan Ramón Fernández Älvarez dijo:

      Hola Paco:Si te herí con aquellas palabras que dices te dirigí en nuestro primer encuentro al llegar al Colegio, te pido humildemente perdón,en la certeza de serme concedido, más por la magnanimidad de quien lo ejerce, que por quien lo solicita.Este mismo ruego lo hago extensivo, a todos aquellos con los que conviví, aquellos años.Un abrazo.-Juan Ramón

      • jose antonio molina salamanca dijo:

        Soy Molina Salamanca (72-83-84 ni lo recuerdo) y me gustaria cerciorarme de quien es Juan Ramón Fdez. Alvarez. Por el comentario de Paco Jimenez Flores supongo que eres el inspector, guardia, chupa de piel marrón, amigo de plantones hasta ciertas horas de bien entrada la noche, mostacho, compañero de Godofredo. Es así? Mi curiosidad es ponerte cara y si estoy en lo cierto remitire un recuerdo en el cual apareces. un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s