1912-2015 Acompáñame….(parte 4)

TITULO Acompáñame….(parte 4)
AÑO 1912-2015
PROTAGONISTAS Todos
AUTOR Juan Manuel Orozco

acom7……..de nuevo frente a nuestra querida puerta principal, frente a ella, la residencia de estudiantes universitarios “Camilo Alonso Vega”  que aunque tenía su entrada oficial por la puerta donde se accede a la capilla, tenía  otra que era la más usada, es la que se ve en el centro de la fotografía de la izquierda En ella se alternaban hijos de la Guardia Civil y huérfanos que ya no entraban en el cuarto piso de mayores.

acom8

 A la izquierda, podéis ver una habitación del año 1964, pupitre, cama, silla y mesita os resultaran muy familiares, a la derecha el hall de entrada a la misma, situándose a la izquierda la fuente y a la derecha, la capilla.

Aun me parece ver salir por esa puerta algún residente con el aire bohemio que tenían y que les daba un toque de distinción y de hombre curtido que pasa más tiempo fuera que dentro del Infan.

acom9

Avanzamos un poco y nos encontramos con la puerta anteriormente mencionada, si os fijáis en la foto de la izquierda (sobre 1978) hace mención a la residencia, en la de la derecha (2014) ya se ha cambiado a “capilla y salón de actos”.

Pues bien, esta es la puerta que con casi toda seguridad hemos cruzado más veces durante nuestra estancia en el Infanta, a groso modo y un huérfano de estancia media de entre 7/10 años y contando las entradas a los dormitorios, capilla, cine…etc., nos salen cifra de unos 1.000 por año, es decir, entre 7.000 y 10.000 veces hemos atravesado esa puerta, casi na………

Nada más pasar la puerta y subiendo unas escaleras, teníamos el acceso al cine que se encontraba en el piso superior, donde también había una pequeña habitación para el páter Esteban y la sala de proyección en el último piso.

La mal llamada “puerta de acceso a la capilla” ya que había que flanquear aun otra para entrar, también era el paso obligado para ir a por la ropa, echar las sabanas…y por supuesto para ir a los pisos.  Por estar en las proximidades de la capilla, solía ser una zona de paso sin mucho jaleo, aunque en frecuentes ocasiones era difícil evitar el jolgorio típico de un grupo de críos.

El cine/salón de actos era de lo más disfrutado de la época, muchos huérfanos fue el primero que vieron y sus películas era disfrutadas con entusiasmo y atención y sobre todo magnificando tanto las risas como los llantos. las obras de teatro con un poco de recochineo hacia los actores y las bandas de música más bien ignoradas  aunque según te ibas acostumbrando llegaban incluso a emocionarte.

acom91

Volvemos a bajar las escaleras y justamente en frente de la puerta de entrada que ahora queda a nuestra izquierda, encontramos la entrada a la capilla, ya le hemos dedicado un relato completo a ella y la verdad es que se lo merece, que bonita es nuestra capilla. Solo un par de fotos a modo de recuerdo y continuamos.

acom92

Volvemos a la entrada y nos encontramos con la puerta de acceso a los pisos y zonas de servicios.

acom93A mano derecha y paralelo a la capilla, hay un pasillo que conduce a los pisos de pequeños (cuadras), en su planta baja a mano izquierdo nos adentramos en los dominios de la Señora Pepa, cuidadora de las hordas de pequeños barbaros y responsable de su limpieza y cuidado, de que todos saliesen más o menos peinados aunque fuese con un poco de saliva en la mano atusando el pelo revoltoso de alguno  que lo llevaba aun planchado por la almohada.

Cuenta la leyenda (y no tan leyenda) que tenía una uña en uno de sus dedos machacada por algún golpe o algún tipo de deformación que asemejaba a una garra típica de las rapaces.

Los huérfanos mientras estaban a su alcance (normalmente hasta los 8 años), permanecían tranquilos, la mención de su nombre bastaba como relajante.

Dejamos atrás los territorios de uno de los mitos del Infanta y continuamos subiendo escaleras….. deporte algunos no harían, pero subir y bajar escaleras…….teníamos 3 pisos más de “cuadras”, donde se hospedaban los alumnos comprendidos entre los 8/9 y los 13/14 años, esto era “tierra hostil”, bien si habías salido de la Pepa, bien si habías venido directo de casa, estabas por cepillar, aquí te pulirían, pero bien, ibas a aprender de todo y cualquier hora era buen para recibir una lección. La configuración de los pisos era aproximadamente de la siguiente manera, nada más cruzar la puerta tenías un largo pasillo que a su mano derecha tenía tres estancias/dormitorio, la primera y la última, tenían capacidad para unos 32 huérfanos creo recordar y la central para 12, a mano izquierda, al principio había ventanas y después de unos pocos metros baños, duchas y aseos.  Lo que no recuerdo con exactitud es la ubicación de la habitación del inspector de turno, me suena al principio a la derecha como en el piso de mayores.

acom94

En la fotografía inferior izquierda, podéis ver los aseos donde por las mañanas te lavabas como los gatos y con frecuencia solías olvidarte la pastilla de jabón, no había problema, mañana encontrarías otra o incluso la tuya. La foto de la derecha corresponde al dormitorio central de 12, tanto esto como los otros dos e incluso los de mayores, variaban la colocación de las camas y las taquillas según soplase el viento o le diese un arrebato al inspector (original) de turno, bien por estética, bien para poder controlar a la jauría en que se convertían aquellos chavales después de cenar, éramos como los gremlins, nos transformábamos con el agua de la cena.

acom95

Abajo a la izquierda, las vistas desde los dormitorios de pequeños que daban al gorro mejicano, campo de futbol e imprenta. A la derecha la vista frontal de dichos dormitorios y en la parte baja, viviendas y servicios que veremos a continuación.

acom96

En la antigua, se puede apreciar que no había ni muro ni viviendas, si se aprecia lo que puede ser una valla metálica, el suelo de tierra y el blanco y negro hacen que sea toda una reliquia, pero que queréis que os diga, a mí me gusta más la de la derecha, me resulta mas familiar.

En esta parte, en el bajo, se observan varias ventanas, en ellas había algunas viviendas de personal que trabajaba en el Cole, el Sargento Molero (Funes) vivía con su mujer y tres hijas, Wilfrido también creo que vivía allí. Todo ello ocupaba la parte derecha según entrabas al doblar la esquina que se ve en la foto, en la parte izquierda, primero te encontrabas con la lavandería llena de montones de ropa clasificada por colores para su posterior lavado y calcetines, montañas de calcetines. No recuerdo muy bien pero creo que también estaba la zapatería, lo que no me cabe ninguna duda, era el costurero con sus 8 o 10 señoras que cosían los números en la ropa nueva, metían dobladillos, planchaban, te daban algún mimo cuando ibas a recoger algo o cuando menos, tenían siempre unas palabras ambles acompañadas de una sonrisa con la intención de levantarte el ánimo si te veían decaído o compartir tu alegría si estabas contento.

No cabe en mi memoria ningún mal recuerdo de las Señoras del Infanta y si lo hubo, fue inmediatamente fagocitado por los buenos.

 acom97

Después la cueva del oso Carbayude, Don Jesus, supongo que le apodaban el oso por pasarse gran parte del tiempo entre la sala de lavandería y su cuarto lleno de taquillas de madera y sin puerta con un numero clavado que las identificada, tenía un mostrador de madera donde siempre tenía una libreta con los números de los huérfanos donde anotaba la ropa que echabas a lavar y que era genérica (no estaba marcada) como calcetines (tachines), servilletas y creo que también toallas. Creo que casi todos los huérfanos le engañamos al menos una vez, principalmente, con los calcetines.

El olor que había en aquel pasillo cuando había colada no se me olvidara nunca, era a limpio, como a detergente mezclado con un poco de vapor o agua caliente……siempre que entro en una tintorería me viene un aroma similar.

Volvemos por dónde venimos………

acom98…..nos detenemos un poco antes de subir las escaleras que hoy indican “RESIDENCIA UNIVERSITARIA DUQUE DE AHUMADA” y vemos unos bancos a izquierda y derecha una señal de prohibido fumar al frente y un poco más a la derecha un jarrón estilo fenicio, no me cabe la menor duda que en mis años y aun estando pegado en su base, ese jarrón no duraría un trimestre.

Pero lo que más me sorprende de todo, es lo que podemos ver a la izquierda de la imagen, un ascensor…..pero a donde vamos a llegar con estos súper lujos, con la de veces que subimos al 4º piso y la alegría que nos llevamos cuando nos pasaron al 1º de mayores………el progreso……recuerdo que cuando se gastó un millón de las pesetas de 1970, se le echó en cara al General Constantino (+) que no hubiese puesto un ascensor en no sé qué lugar, a lo que su respuesta fue más o menos así: “Mis huérfanos tienen energía suficiente para bajar y subir escaleras, pero muy pocas oportunidades de divertirse cuando hace frio o llueve”, “Ole tus hue….., mi General”.

Estamos de nuevo en el pasillo, al lado de la Capilla y nos dirigimos a los pisos de mayores, en estas fotos, también con 60 años de diferencia son un claro reflejo de los cambios habidos y por haber, como por ejemplo, cegar las pequeñas terrazas y ponerles una ventana, arreglo del suelo entre edificios….las ventanas próximas al suelo corresponden a las calderas del colegio, tierra de Wilfrido.

acom99

Por fin llegamos al edificio donde el pecado era habitual, donde el juego clandestino se hacía a la luz del día, donde se pretaba dinero, se intercambiaban mercancías, se apostaba……. Por fin llegamos a LOS PISOS DE MAYORES.

acom01Los pisos de mayores, como decía, aquí sucedía de todo y a todos, pero no nos desviemos, que estamos hablando de los ladrillos…..la entrada era como la de la foto que se ve aquí, que es probablemente del 2º piso, territorio comanche (talleres). Los pisos eran todos igual a excepción del 4º que aun teniendo la misma distribución tenía menos habitantes por habitación y no recuerdo si alguna singularidad más, además de una sala de TV.

Nada más entrar a mano derecha, una pequeña habitación para el inspector de turno, siguiendo en ese lado se alternaban tantos pequeños cuartos de estudio como pequeñas terrazas, en los primeros una mesa y varias sillas para aquellos que no tenían bastante con las dos horas (como mínimo) diarias de estudio o quienes querían darle un último repaso a la lección que preguntarían mañana.

En el lado opuesto, las familias, ocho habitáculos compuestos por un hall donde estaban 4 taquillas a mano derecha y otras cuatro a mano izquierda, enfrentadas entre si dos a dos y sobre las que había unos armarios antiguos de madera que servían como maletero. A mano izquierda, una vez superadas las taquillas, entrabamos en una habitación, cuatro camas y cuatro mesitas colócalas según la moda de ese año, un radiador al fondo bajo la ventana que nunca cerraba bien y en el otro lado, unas tablillas de madera transversal que servían de mirilla al inspector desde el pasillo.

A mano derecha, exactamente lo mismo y en medio de ambas habitaciones una hilera de unos 6 lavabos de loza de formas rectas y apoyados sobre angulares y varillas pintadas de blanco, sobre ellos unos espejos. Frente a todo ello, en el centro, el acceso a las dos duchas que teníamos que turnarnos los días que había agua caliente, cuando estaba fría no solía haber cola.

acom02

No hay mejor ejemplo que estas fotos para ver la evolución de las habitaciones, desde aquellas camas de color blanco desconchadas por mil sitios sobre un suelo de “noseque” a las de aluminio sobre un suelo de cerámica o incluso al sumun del lujo para un huérfano con las camas de las izquierda y mesa de estudio dentro de las habitaciones……..después de la última familia, se encontraba la 9º, el tigre, la zona más escabrosa del Infanta después de pasar un par de días sin que pasase por ellos el servicio de limpieza. Hasta ellos llegábamos por las noches siguiendo la poca luz que daban los pilotos verdes que aún permanecían funcionando en el pasillo. Esa es la imagen que más recuerdo, el largo pasillo, sobre todo para los que nos gustaban las primeras familias, teníamos menos que caminar para unas cosas pero más para otras y lo peor, con la habitación del inspector tan próxima, tenías que estar fino para no terminar en el pasillo de plantón.

Lo que veis abajo, es como está ahora el 1º piso de mayores, parte bar, parte zona de recreo para los universitarios…..aunque ahora un día al año nos juntamos todos allí, la nostalgia me atrae y me hace añorar su forma anterior, la del 1º piso, la de mi 1º piso de mayores.

acom03

Salimos de nuevo a nuestra querida y ahora en obras Puerta Principal, allí nos espera nuestro autobús, el que nos llevaba a partidos, conciertos y excursiones y que como todo también evoluciono y se fue modernizando…..partimos para casa, para la estación del Norte o la de atocha, nos vamos con un poco de congoja por dejar atrás a nuestros amigos del alma, a nuestros hermanos, pero……..

acom04…….no hay que ponerse tristes, siempre habra un huerfano cerca de ti dispuesto a hacer el indio para animarte…para tomar una cerveza o echar un cigarrillo contigo……

acom05 …o quedar en el parque Berlin para ver si ligamos algo y sino, sacarnos una foto en grupo o esperar a ver si vienen nuestras hermanas del Juncarejo a divertirse con nosotros……

acom06

…….o dispuestos a reunirse para comer un poco, beber algo y sobre todo reirse y abrazarse mucho pero mucho…….

acom09

……espero que os haya gustado este paseo por el Infanta, por nuestro colegio INFANTA MARIA TERESA….hasta siempre.

Anuncios