1960-1962 Poema al Brigada de la cocina

TITULO Poema al Brigada de la cocina de Infanta
AÑO 1960 a 1962
PROTAGONISTAS Juan Carlos Rodriguez Búrdalo y el Brigada de la Cocina del Infanta entre 1960 y 1962
AUTOR Miguel Angel Barroso Lanza

Nuestro hermano Miguel Angel Barroso Lanza me ha proporcionado este  soneto (cambiando la letra del de Santa Teresa), lo escribió Burdalo  sobre 1960-62, cuando tenían  unos 15 o 16 años, dedicado al Brigada de la cocina de Infanta.

Juan Carlos Rodriguez Búrdalo Burdalo (Juan Carlos Rodriguez Búrdalo -hoy general de división de la Guardia Civil retirado) siempre escribió desde pequeño. Tiene varios premios literarios y hoy por hpy, es uno de los mejores poetas de este país.

 

Si quereís conocer más sobre este hermano, os recomiendo su Web: http://www.jcrburdalo.es/

No me mueve Brigada para odiarte,
El “ragout” que me tienes prometido,
Ni me mueve el garbanzo tan temido
Para dejar por eso de ofenderte.

 Tu me mueves, Brigada,
Muéveme el verte
Tan gordo, colorado y bien vestido,
Muéveme  tus comidas que dan muerte.

Muéveme en fin tu ser de tal manera,
Que aunque no hubiera cielo yo te odiara
Y aunque no hubiera infierno…¡ojalá para ti lo hubiera!

No me tienes que dar para que te quiera
porque aunque tu de pollos de hartaras,
de esta anemia que tengo….¡me muriera!.

Anuncios

9 respuestas a 1960-1962 Poema al Brigada de la cocina

  1. Miguel A. dijo:

    No tengo ese recuerdo tan ” asqueroso ” de las comidas en el Infanta, efectivamente había algunas más buenas que otras, pero como teníamos poca edad y mucho apetito, yo personalmente me comía todo.
    Creo que esto me ha ayudado en la vida a no ser ” melindre ” en este tema. Tengo mis preferencias, pero en realidad me gusta todo. Un abrazo

  2. Jose Miguel Sanchez Vazquez "Cacabelos" dijo:

    El recuerdo que tengo de las comidas es que me gustaba todo y en especial las croquetas que no recuerdo quien me las cambiaba por el suizo de los domingos. Posiblemente aquellas comidas han contribuido a que en la cuestion culinaria nunca he dicho “esto no me gusta”, eso si con mis preferencias como todos.
    “No hay sabado sin sol ni domingo sin paella”, era una frase muy nuestra.

  3. luisapesteguia dijo:

    Yo, al tener la familia cerca, vivían en la calle Colombia, no recuerdo comidas malas, además contábamos con la amistad de Vizcaíno que, de vez en cuando, nos daba algún excedente culinario, si debo decir que recuerdo las croquetas como exquisitas aunque supongo que sería el hambre ya que no quedaba ni una en las bandejas, otras comidas no me dejaron un recuerdo significativo, tal vez los desayunos de chocolate y bollo suizo.

  4. luisapesteguia dijo:

    Yo, al tener la familia cerca, vivían en la calle Colombia, no recuerdo comidas malas, además contábamos con la amistad de Vizcaíno que, de vez en cuando, nos daba algún excedente culinario, si debo decir que recuerdo las croquetas como exquisitas aunque supongo que sería el hambre ya que no quedaba ni una en las bandejas, otras comidas no me dejaron un recuerdo significativo, tal vez los desayunos de chocolate y bollo suizo.

  5. Manuel Gautier dijo:

    Manuel Gautier: 10 de Marzo de 2017
    Yo guardo en mis recuerdos la misma opinión que Barroso. Había comidas que te entraban mejor que otras pero en conjunto, las califico como aceptables, sobre cuando iba en verano a casa de mis tíos, en aquella época no había mucho para escoger.
    Recuerdo el trapicheo que nos llevábamos con las croquetas, había algunos afortunados que se las compraban a otros compañeros y otros menos adinerados, se las jugaban en el recreo con el deporte rey que, por aquel entonces ya era el futbol.
    Personalmente yo siempre he sido muy delgado y no puedo achacar mi falta de kilos a las comidas del Infanta, mi prueba del algodón es la siguiente: cuando me casé y de aquello hace ya 47 años, recuerdo que mi suegra me predijo que con la vida matrimonial, pronto ganaría peso, el pasado año falleció sin que se cumpliera su vaticinio, kilo más ó kilo menos, sigo pesando lo mismo que cuando dejé el Infanta.
    El cuanto al comentario del compañero Jesús Gonzalez, me trae a la memoria posiblemente el recuerdo más triste de mis años vividos en el Infanta. Se trata de Elias al que a mí tambien me gustaba ver en los recreos cuando jugaba al frontón, enfermó de gravedad y estuvo ingresado en el Hospital, a mi me tocó ir junto con varios compañeros más a hacerle compañía una noche y a los pocos dias, supimos que había fallecido.

  6. Jesus Gonzalez dijo:

    Trompitos y Ragú, un guiso de estofado de trozos de carne, eran comidas habituales en la dieta de medio día. Algún alumno a forma de catapulta colocaba algún trompito en la cuchara y lo lanzaba a otro con el riesgo que si le pillaban deberia sacrificar el siguiente domingo. Desde luego los garbanzos eran muy alimenticios ya que están compuestos por hidratos de carbono.
    Las legumbres en general eran uno de los grandes atractivos de los estraperlistas españoles hasta el acuerdo de España con Estados Unidos. A partir de ese momento, se produce una mejora en la alimentación de los españoles, ya que finaliza el bloqueo a que los habían sometido los países que habían intervenido en la Segunda Guerra Mundial. Los potajes fueron la gran línea argumental de la alimentación de la posguerra y en mi casa no fueron ninguna excepción, sino todo lo contrario. Acompañados de bacalao, se hicieron imprescindibles durante muchos años en la Semana Santa, cuyo único secreto era una cocción muy lenta. Estos potajes tenían además grandes ventajas como que se podían comer de un día para otro
    La merienda siempre resultaba monotemática carne de membrillo o un chocolate malo, malo que se acompañaba con un “chusquito de pan”. Algunos internos asistían el pan con chorizo de la matanza del pueblo, yo recuerdo un chorizo que guardaba Alejandro de las Casas de Estorninos un pueblo de Cáceres, buenísimo, al que siempre reclamaba un trocito que el partía con una navajita. Navajita que valía lo mismo para cortar el chorizo, afilar un palo de madera o clavarla en el suelo.
    Recuerdo a un compañero interno cuyo nombre era Elías, no memorizo el apellido. Que jugaba al frontón maravillosamente con un externo que se llamaba Valeriano García Fernández, santanderino. Jugaban con una pelota confeccionada con el hilo gris derivado de deshacer unos calcetines que se les entregaba a los internos como ajuar. Esta pelota de frontón encerraba una canica resultando una bola dura, dura que algunas veces, los menos, forraban con badana de cuero. Este resultado artesano fortalecía la palma de la mano hasta hacer un callo.

  7. Miguel Angel Barroso Lanza dijo:

    Yo estuve en el colegio desde el 56 al 65 y en realidad nunca encontre nunguna comida que pudiera denominarse “asquerosa”. Las habia que me gustaban y otras que no, pero creo que las que no me comia porque no me gustaban era porque en realidad, el “asqueroso” comiendo era yo. Aprendí a comer absolutamente de todo y eso lo he llevado adelante. A buen hambre no hay pan duro.

  8. juan moreno llado dijo:

    A veces nos ponian un bacalao tan malo que hasta hoy no puedo ni verlo, mi esposa me dice que este no se parece a aquel, pero solo el olor me lo recuerda. No se si a vosotros os dieron leche en polvo americana, no estaba mal, pero el cafe con leche por las mañanas, era bastante asquerosillo.

  9. Anónimo dijo:

    algunas comidas eran asquerosas como la que cuentas, pero que me dices de los jueves y domingos aquellas paellas y algunos desayunos de chocolate con porras o churros, es lo unico bueno, para mi, que recuerdo y aquel pescado llamado chicharro por las noches, asquerosos, creo que muy pocos alumnos se lo comian. He visto fotos mas actuales de la comida del Pilar, ojalá las hubiesemos tenido tan buenas como estas de las fotos.
    mi nombre JUAN MORENO LLADO .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s